logo mundo copia

 

Aunque el campamento juvenil internacional, antifascista y antiimperialista no se va a llevar a cabo: La juventud se levanta contra el fascismo, la guerra y contra el impacto que la crisis tuvo para con los obreros y jóvenes- por la solidaridad!

A causa de la situación de la pandemia COVID-19 el campamento juvenil antifascista y antiimperialista que se iba a llevar a cabo en Berlin del 31 de julio al 9 de agosto de 2020 fue cancelado. El Comité Coordinador internacional tomó esta decisión a finales del mes de abril. Evaluamos juntos la situación en los países, dónde la clase dominante saca provecho de la pandemia de COVID-19 para cargar el impacto de la crisis a la clase obrera. Al mismo tiempo se intenta producir la impresión equivocada de que los sucesos relacionados con el Coronavirus serian el desencadenante de la crisis y no así el modo de producción capitalista. Las primeras medidas que fueron tomadas en muchos países, fueron paquetes de ayuda para salvar la economía, mientras que el sistema de salud está fracasando en casi todos los países. A través de la pandemia queda en claro la poca importancia que la salud pública tiene en la sociedad. Mientras casi 5 millones personas están enfermas con el Coronavirus y más de 320.000 murieron a causa del virus, mientras escuelas, universidades y guarderías infantiles fueron cerradas, los obreros y en particular los que trabajan en el abastecimiento o en el sector salud tienen que trabajar día a día y son expuestos al peligro del virus.

En algunos países la producción fue paralizada por poco tiempo mientras que en muchos no se paralizó la producción de ningún modo. Mientras la situación del Coronavirus fue usada para sacar provecho para reducir la jornada laboral y realizar despidos, las cadenas de producción en las fábricas grandes siguen llevando se a cabo de manera natural. Además las fábricas son subvencionadas por parte de los gobiernos correspondientes.

En la crisis de 2008/2009 hemos visto sobre quién recae la carga de una crisis, sobre los obreros y en particular sobre los jóvenes. Recordamos que en la última crisis la cantidad del desempleo juvenil ha subido rápidamente- y eso ha ocurrido especialmente en los países que más fueron afectados. No es de esperarse que la crisis económica actual va a desenvolverse con menor impacto. Mas al contrario, la situación actual nos lleva a deducir que esta crisis va a repercutir más fuerte en nuestra vida que como la última crisis.

Sin embargo nosotros, como organización mundial juvenil, no la vamos a presenciar de brazos cruzados, si las consecuencias de la crisis recaen sobre nuestras espaldas y se quitan nuestras perspectivas y expectativas. Si se provocaran nuevas guerras o se fortaleciera el fascismo, nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Aunque no nos podamos reunir este verano, nos levantaremos solidarios contra el fascismo y el imperialismo.