La derrota de las políticas agresivas de los imperialistas occidentales, encabezados por los EEUU y sus aliados en Siria

Los mercenarios extranjeros importados a Siria, con el apoyo de los imperialistas occidentales, han estado destruyendo Siria y matando a su gente durante cinco años. Estos mercenarios han pantado bombas en los centros de las grandes ciudades como Damasco y Alepo y destruido los medios de vida de los ciudadanos. Los organismos de inteligencia occidentales han movilizado estos mercenarios a través de Arabia Saudita y Qatar y los han importado a Siria. Sus identidades se han revelado como una mezcla de Al-Qaeda, los Hermanos Musulmanes, y el Movimiento Salafista.

Se movilizan desde Libia, Arabia Saudita, Qatar, Dubai, Afganistán, Jordania, Túnez, Egipto, Chechenia, Líbano, China, etcétera. Hay informes de que los miembros de la Organización de los Muyahidin del Irán están involucrados en la intervención imperialista de Occidente en Siria. El papel de Turquía en el apoyo financiero y espiritual de Daesh (IS-ISIS) y la oposición reaccionaria siria no se oculta a los ojos atentos.

La situación es tan anárquica y desordenada que incluso algunos países imperialistas temen enviar armas a la oposición, ya que no saben exactamente quién va a recibir las armas ni que uso podrán tener.

La llamada oposición intenta apoderarse de áreas dentro de Siria, con la esperanza de establecer una "zona libre" y se declara a sí misma como "el gobierno legítimo de Siria" con el fin de convertirse en un refugio para la destrucción y las acciones delictivas en la región. Turquía y Jordania intentaron, sin éxito, asistir a dicha "oposición" para el logro de dichos objetivos. La situación se ha vuelto tan evidente que incluso algunos regímenes reaccionarios y títeres de la región han reconocido a los traidores y han desacreditado al autoproclamado "gobierno legítimo" de la oposición.

El "Ejército Sirio Libre" ha asestado un duro golpe en todas las zonas bajo su control. El gobierno sirio ha provocado la ruina de mercenarios extranjeros mediante la movilización del pueblo y la organización de milicias populares. La situación favorece cada vez más el régimen despótico de Siria. El gobierno de Assad está defendiendo el principio de la independencia nacional, la integridad territorial y la soberanía nacional de Siria. Esta defensa es legítima y es reconocida por las fuerzas revolucionarias y democráticas. Las fuerzas imperialistas extranjeras y sus aliados no tienen derecho a instalar un gobierno en Siria, o en cualquier otra nación llegado el caso.

Los imperialistas se vieron atrapados en la falsa suposición de que podrían derrocar al gobierno de Siria con nocturnidad mediante la creación de una atmósfera de miedo y terror y mediante el uso de sus agentes para generar caos y así permitir una revolución de terciopelo. Los imperialistas pensaban que podían derrocar a Assad más rápido de lo que tardaron en derrocar a Saddam Hussein, quien gobernó por medios autoritarios a través del Partido Baath iraquí. Los imperialistas y sionistas han invadido tantos estados de la región que pensaban que serían capaces de llevar a cabo una invasión militar en otros estados cercanos a la vez. Las políticas de los imperialistas y sus aliados se han encontrado con una vergonzosa derrota en Siria.

La resistencia de Assad a las actividades criminales de la "oposición" continuó, y el gobierno de Siria y el ejército, a pesar de la presencia de espías e infiltrados en el gobierno, se mantuvo firme. El gobierno sirio no teme ni a amenazas, ni el terror, ni espías, ni a los agentes. El gobierno de Bashar Assad no se desintegró como los imperialistas y su reaccionaria y criminal "oposición" esperaban. La administración ganó en fuerza y confianza al continuar los yihadistas sus actividades terroristas; al mismo tiempo, la oposición se vió dividida.

Los recientes ataques rusos, realizados a petición del gobierno sirio, contra las bases terroristas del caníbal Estado Islámico del Califato, han desempeñado un papel positivo en la preservación de la existencia y la integridad territorial del Estado sirio. Estos ataques neutralizaron parcialmente los siniestros ataques imperialistas occidentales para derrocar el régimen de Assad y fortalecer los regímenes reaccionarios de Arabia Saudita, Israel y Turquía. La falaz propaganda de los medios occidentales sobre los ataques aéreos rusos "dirigidos intencionadamente para matar a personas inocentes" son recibidos con desprecio merecido en las comunidades progresistas, denunciando además a los Estados Unidos y otros gobiernos occidentales autoproclamados "defensores" de los derechos humanos. Los ataques aéreos rusos en Siria han desenmascarado a los imperialistas estadounidenses y sus aliados, que han pretendido oponerse al terrorismo en Siria. Antes del comienzo de los ataques aéreos rusos en Siria, las autoridades estadounidenses anunciaron en repetidas ocasiones que la guerra contra Daesh (IS - ISIS) duraría ¡hasta treinta años!

Los imperialistas occidentales no están enfocados a una lucha contra el terrorismo, ni están interesados en la erradicación de la Daesh medieval y caníbal; más bien, su objetivo es derrocar, por su propio interés, el gobierno secular e independiente de Siria. Los ataques aéreos rusos han golpeado las bases de formación de todas las fuerzas terroristas, independientemente de sus nombres o máscaras. No podemos dividir el terrorismo en "buenos" y "malos". Los imperialistas estadounidenses utilizan los "buenos" terroristas como catalizadores y les dan entrenamiento militar en los campamentos de la CIA en el oeste de Siria y luego los envían a las grandes ciudades para unirse a los combatientes "por la libertad". Este esquema fue disuelto por los ataques aéreos rusos en las regiones productoras de terroristas.

Hay que mencionar que algunos sectores de la oposición nacional siria han trazado una línea política entre ellos y los mercenarios extranjeros cuyos objetivos han sido la de crear terror y caos en el país. Esta oposición democrática y progresista reconoce correctamente que la defensa de la independencia nacional es de suma importancia y eclipsa las otras contradicciones sociales. El tiempo corre en contra del viejo Oeste colonial. La tarea de las fuerzas progresistas es dirigir la lucha contra los terroristas ISIS, reducir la agresión militar imperialista de Occidente, y defender la soberanía nacional de Siria y su integridad territorial. En estas circunstancias, los comunistas de Siria pueden ayudar a resolver las contradicciones de clase internas de su país - no recurriendo a medidas reaccionarias o mediante la participación en una pelea trotskista contra Assad e Isis - sino reuniendose alrededor de la bandera de la lucha contra la intervención y repeliendo a los terroristas imperialistas -backed. Al aprender de las pasadas situaciones desastrosas en Irak, Libia y Afganistán, se podrá evitar una catástrofe contra el pueblo sirio, y la clase obrera siria se puede preparar con miras a una revolución socialista.

Vale la pena mencionar que un sector de la oposición iraní sigue esta línea trotskista de la "lucha contra los dos polos." Esto promueve la formación de un "frente amplio para derrocar al régimen", siempre y cuando Irán es atacado o invadido por los EE.UU., Israel , o la OTAN. Los traidores siguen esta estrategia apoyados por los imperialistas contra la República Islámica. Es necesario e importante que la gente conozca y desenmascare a estas organizaciones pro-imperialistas.

¡Fuera las manos de Siria!

 

Partido del Trabajo de Irán (Toufan)

Octubre de 2015

 

www.toufan.orghttp://www.globalresearch.ca/post-gaddafi-libya-sp…/5497733…