Imprimir 

A los trabajadores, la juventud y los pueblos del Ecuador, a la opinión pública:

El caso Julian Assange revela un elemento más de la naturaleza real del régimen de Lenín Moreno, de sumisión total, de acuerdos abiertos y encubiertos con los círculos imperialistas de las potencias como Gran Bretaña y los Estados Unidos, pisoteando la soberanía nacional, los derechos humanos, el derecho de asilo diplomático de los perseguidos políticos y el ejercicio de la retaliación en contra de quienes se oponen a la política del gobierno.

En efecto, el gobierno ha autorizado complaciente para que la policía inglesa penetre en la embajada ecuatoriana en Londres para detener a Julian Assange, hacker australiano que permanecía en condición de asilado político en la sede diplomática de nuestro país. Vale recordar que Assange a través de su portal informático ha publicado centenares de mensajes, comunicados y correos en los que se muestra cómo los Estados Unidos, principalmente, ejercen las presiones, tramas y chantajes diplomáticos para sostener su dominación política hegemónica a nivel mundial; por ello es que sufre persecusión y serias amenazas a su vida.

Entregar inerme al hacker a las autoridades imperialistas viola efectivamente los derechos humanos, el derecho de asilo, que ahora el gobierno encubre con el hecho de que el australiano ha incumplido los protocolos, en momentos en que éste ha mostrado que el Presidente Moreno y su familia están involucrados en negocios oscuros que se han denunciado en el país por parte de varios sectores de opinión.

Sin duda el gobierno se "libra de un gran problema", como ha señalado el presidente, cediendo dócilmente a las presiones de las potencias, a través de acuerdos que se han conocido públicamente y otros, encubiertos, que muestran la catadura verdadera de este régimen.

El episodio busca inmediatamente ser aprovechado por Rafael Correa para rasgarse las vestiduras - las pocas que aún le quedan - asumiendo hipócritamente la supuesta defensa de principios y derechos que en su gobierno de una década fueron groseramente violados y pisoteados. No tiene para nada el jefe de la corrupta mafia correísta la estatura moral, ni política, para asomar como el defensor de las libertades y derechos de los cuales en su gobierno hizo tabla rasa.

Los trabajadores, la juventud, los pueblos del Ecuador, debemos, a través de estos hechos, comprender mejor la naturaleza de este gobierno, más claramente al servicio de los intereses imperialistas. Continuar y profundizar nuestra unidad y organización para denunciarlo y combatirlo por sus medidas antipopulares y antinacionales.

PARTIDO COMUNISTA MARXISTA LENINISTA DEL ECUADOR

13 de abril de 2019.