La fraternidad entre los pueblos es bombardeada en Afrín, ¡y Turquía es arrastrada al atolladero de una guerra regional! Como Partido del Trabajo (EMEP), hacemos un llamamiento a los pueblos de Turquía y a los trabajadores de todas las nacionalidades para exigir el FIN de la operación de Afrín, que empuja al país a un círculo de fuego por los intereses del Gobierno. La Operación Afrín, que comenzó el sábado después de largos preparativos, es celebrada por el gobierno turco y sus medios de comunicación como una victoria. Afrín está gobernado democráticamente por los kurdos y otros pueblos de la región. Mientras las bombas caen sobre la ciudad, donde viven hasta un millón de civiles -entre ellos hay quienes escapan de la guerra civil siria-, los representantes del régimen de Erdoğan afirman, más bien burlonamente, que «liberarán Afrín». Por el contrario, la operación 'Rama de Olivo’ aviva las llamas de la enemistad entre kurdos y turcos, y arrastra a Turquía al centro del atolladero de la guerra en la región.

¡La amenaza no viene de los pueblos de la región, sino del imperialismo y sus conspiradores!  El presidente Erdoğan y representantes del Gobierno afirman que el objetivo de la operación es la «seguridad nacional», y que comenzó después de las negociaciones y la retirada de las fuerzas rusas de la ciudad. Es decir, Rusia, en una lucha con los Estados Unidos para controlar Siria, ha dado permiso para esta operación solo porque sirve a sus intereses. Con esta "luz verde", Rusia tiene como objetivo enfrentar a Turquía y los EEUU en la región, así como arrinconar a los kurdos sirios para que estén dispuestos a aceptar una solución bajo la tutela de Rusia. Está claro que aquellos que arrastran al país al corazón de esta guerra de dominación entre los imperialistas y bombardean a nuestros hermanos y hermanas en Siria con la "luz verde" de una potencia imperialista, aumentarán la amenaza y el peligro para nuestro país. Por lo tanto, la verdadera amenaza para los pueblos de Turquía no son nuestros vecinos kurdos, que lucharon contra el Estado Islámico y otras bandas yihadistas en el norte de Siria y Rojava y que construyeron regímenes democráticos con otros pueblos de la región. La verdadera amenaza son los imperialistas y sus conspiradores regionales, que han estado incitando a la enemistad entre los pueblos oprimidos del Medio Oriente durante los últimos cien años, y usan la enemistad hacia los kurdos para servir a sus propios intereses. ¡La guerra con los kurdos sabotea la convivencia! Hoy, el sistema democrático de los kurdos sirios, que siempre declararon que están abiertos al diálogo con Turquía, es visto como una amenaza por parte del gobierno de Erdoğan. Esto es porque el gobierno no ha dejado lugar a una solución al problema kurdo y ha insistido en su política de opresión y violencia. Sin embargo, esta política está arrastrando al país al atolladero de la guerra en la región y sabotea las condiciones para la convivencia pacífica dentro de nuestras fronteras entre los turcos y los kurdos. ¡El gobierno empuja para que la guerra sirva a sus propios intereses! Aunque existe la opción de una solución que podría significar la paz con los kurdos sirios y otros pueblos de la región y una solución democrática en el país, el gobierno intenta convertir a Turquía en parte de los planes de los imperialistas. El gobierno de Erdoğan, en un pacto con el partido ultranacionalista del MHP, ve la operación de Afrín como un paso necesario para la supervivencia de su propio gobierno, más que del país. Al presentar esto como una operación para la «seguridad nacional», intenta forzar a todos a que se pongan detrás de ellos y opriman no solo a los kurdos, sino a todos aquellos que defienden un estilo de vida pacífico y humano. Está claro que quieren usar para este propósito tanto el estado de emergencia como el decreto estatutario que otorga inmunidad legal -en nombre de «combatir el terror»- a aquellos que apoyan al Gobierno. Debemos impulsar la lucha por la paz en la región y la democracia en el país.  Como Partido del Trabajo (EMEP), llamamos a los pueblos de Turquía y a los trabajadores de todas las nacionalidades a exigir el FIN de la operación Afrín, que empuja al país a un círculo de fuego por los intereses del Gobierno. Llamamos a todas las fuerzas democráticas a la lucha contra el bombardeo de la fraternidad entre los pueblos en Afrín y contra la política que arrastra al país al atolladero de la guerra, y a impulsar la lucha por la paz en la región y por la democracia en el país.   Mehmet Türkmen Vicepresidente Partido del Trabajo (Turquía) 21 de enero de 2018  emep.org/es www.emep.org