La XXIII Conferencia de la CIPOML se ha celebrado con éxito en Túnez, en noviembre de 2017, con la participación de la mayor parte de sus partidos y organizaciones miembros.

La Conferencia se ha centrado en el análisis de la evolución de la situación internacional, que se caracteriza por:

  • La profundización de la crisis general del sistema capitalista e imperialista, y sus dramáticas consecuencias sobre la clase obrera y pueblos del mundo (desempleo, deterioro de las condiciones de vida y laborales, destrucción del medio ambiente).
  • Agudización de la tensión en el mundo y la multiplicación de focos de guerra.
  • Agudización de las contradicciones interimperialistas por la conquista de países (saqueo de sus recursos naturales, por la conquista de los mercados).
  • Auge de fuerzas fascistas, nacionalistas y chovinistas en países imperialistas y otros.

Frente a esta situación la Conferencia destaca, igualmente, el auge de la lucha de diferentes sectores de la sociedad (clase obrera, juventud, mujeres…) contra la repercusión de la crisis y por los derechos democráticos, económicos y sociales de esos sectores; luchas que en algunos casos toman un carácter insurreccional pese a la represión de los regímenes reaccionarios.

Asimismo, la Conferencia ha abordado una fértil discusión sobre el partido del proletariado, subrayando la importancia en la lucha ideológica, política y organizativa, como herramienta indispensable para dirigir a las masas en la lucha por el cambio revolucionario, tanto en los países dominados como en los países imperialistas. Esta discusión se enriquece con el intercambio mutuo de experiencias. Se ha subrayado el papel que deben desempeñar los partidos de la Conferencia para ayudar a la constitución de nuevos partidos del proletariado, marxista-leninistas, allá donde no existan.

En la conferencia se mantuvo un interesante debate sobre la táctica y la necesidad de que los partidos se comprometan en la elaboración de tácticas revolucionarias sobre la base del marxismo-leninismo y el análisis concreto y preciso de la situación objetiva en sus respectivos países, así como en el intercambio de experiencias con espíritu franco y de camaradería.

Al finalizar los trabajos, la Conferencia adoptó una serie de resoluciones sobre problemas de actualidad, y manifestó su solidaridad con la lucha del proletariado y de los pueblos en situaciones particulares.