Llamamiento al boicot de las elecciones locales del 4 de septiembre de 2015

¡Boicoteamos las elecciones y luchamos por el cambio democrático!

Vía democrática insta a las masas populares a boicotear las elecciones municipales por las siguientes consideraciones:

  • Transcurren en un clima caracterizado por la persistencia de la represión contra los sectores militantes y las fuerzas democráticas movilizadoras de las luchas, y por la liquidación de los derechos sociales más elementales (la carestía de la vida, fondos de compensación, jubilación, servicios sociales básicos, etc.).
  • Carecen de condiciones de transparencia y se basan en el uso del dinero, la compra de votos y lealtades.
  • Persiguen lavar la imagen del Majzén y maquillar la cara despótica del régimen y su poder individual, donde los auténticos beneficiarios son el propio Majzén, la alta burguesía, los altos cargos del régimen, los "notables” y los grandes terratenientes.
  • Concurren bajo los auspicios efectivos del Ministerio del Interior, uno de los principales aparatos del Majzén, en vez de contar con una instancia nacional independiente.
  • Se realizan en base a unas listas electorales de dudosa fiabilidad y en función de un modelo de suscripción territorial manipulado y desequilibrado.
  • Solo producen órganos “electos” asignados y de muy limitadas competencias, dado el marco jurídico que regula el proceso electoral y las divisiones territoriales, además de la tutela del Ministerio del Interior, que obliga a las instancias electas a quedar a su merced en cuestiones financieras, e hipotecadas a las aportaciones presupuestarias del Estado con la obligación de delegar la gestión de los servicios de electricidad, agua y limpieza.

Ciudadanas y ciudadanos:

Boicoteamos las elecciones porque nuestros votos son más valiosos para que unos cuantos se aprovechen de ellos y los utilicen con el fin de recomponer la corrupción y el despotismo. Nuestra apuesta es luchar al lado del pueblo, al mismo tiempo que trabajar por la construcción y desarrollo de las asociaciones vecinales, organizaciones sindicales y profesionales, asociaciones culturales y ecológicas, de derechos humanos, de mujeres, juveniles y deportivas como organizaciones autónomas de masas con el objetivo de articularse como un poder del pueblo alternativo capaz de defender las demandas populares y poner fin a la manipulación de la voluntad popular y a la corrupción enquistada en las instituciones y las estancias comunales, empezando por cambiar sus leyes reguladoras y desvincularlas del Ministerio del Interior, con la creación de un organismo especifico que garantice celebrar elecciones en condiciones libres y de transparencia, permitiendo así a las estancias comunales ponerse efectivamente al servicio de las y los ciudadanas/os con una nueva reconsideración del reparto territorial, teniendo en cuenta las especificidades regionales para dotarlas de mayor grado de autogestión (Rif, Sous Ziyane).