Declaración del Partido de los Trabajadores de Túnez sobre el decreto que establece el Estado de Urgencia en el país

El jefe del Estado decretó el 4 de julio el estado de urgencia para un período de 30 días, sobre la base del decreto 50 de 1978, que se basaba en la jornada del «jueves negro»[1]. Esta decisión, que no se basa en la Constitución, se produce después del discurso del propio jefe del Estado sobre la degradación de la situación social, la crisis económica y el debilitamiento del sistema de seguridad frente al terrorismo, que ha golpeado las ciudades en los dos atentados de Bardo y Susa.

El Partido de los Trabajadores sigue atentamente la crisis sin precedentes que golpea el país:

  • Manifiesta su profunda preocupación por las consecuencias del Estado de Urgencia decretado y por la intención de criminalizar las luchas sociales y el movimiento sindical.
  • Considera que los repetidos ataques terroristas y la delicada situación, particularmente en la frontera con Libia, exigen medidas urgentes para acabar con esas actividades, medidas como la celebración de un congreso nacional de lucha contra el terrorismo, a fin de elaborar una estrategia global para afrontar este fenómeno.
  • Advierte al Poder contra la adopción de más medidas económicas «dolorosas», dictadas por el FMI, de cara al último plazo de crédito de finales de año. Medidas que agravan la situación de las clases populares y profundizan la dependencia de nuestro país hacia el extranjero, sin que ello represente ninguna protección frente al terrorismo.
  • Considera que la delicada situación que atraviesa el país exige una revisión de la política de empobrecimiento y de dependencia económica que alimenta el terrorismo, e igualmente analizar la coalición gubernamental, en la que participa un movimiento sospechoso de mantener puntos de coincidencia y de instigar el terrorismo.
  • Llama al pueblo tunecino y a las fuerzas políticas, sociales, civiles y progresistas a una mayor vigilancia y unidad para preservar los logros conquistados al precio de grandes sacrificios, y que hoy están amenazados por los ataques políticos y mediáticos al servicio de la eliminada dictadura del antiguo régimen.

Partido de los Trabajadores de Túnez

5 de julio de 2015


[1] Huelga general convocada por el sindicato UGTT, el 26 de enero de 1978, que fue reprimida a sangre y fuego.