Declaración del Partido Comunista Revolucionario sobre la detención de dirigentes del Frente Popular Marfilense (FPI)

Hemos conocido por la prensa la detención y encarcelamiento de Koua Justin, Hubert Oulaye y Danon Djedjé, dirigentes del FPI. El acta de acusación, según la defensa, es perturbación del orden público, desacreditar una decisión de la Justicia, violencia y rebelión. La misma prensa indica que Hubert Oulaye ha sido también acusado de complicidad en el asesinato de dos soldados de la ONUCI en 2012.

Las contradicciones que se manifiestan en el seno del FPI nos llevan a decir que esta represión es el desarrollo lógico de la intromisión del poder de Ouattara en los asuntos internos de este partido de la oposición, con el fin de minar a uno de los sectores en beneficio del otro.

Sabemos que hay contradicciones internas en el FPI que enfrentan a dos grupos, el de Pascal Affi N’guessan, presidente del partido, candidato a su propia sucesión, y el de Abdourame Sangaré, que pretende llevar a Laurent Gbagbo a la cabeza de dicho partido. Observamos que el poder de Ouattara se ha involucrado en esta lucha interna, mediante decisiones de la Justicia e intervenciones de las fuerzas del orden a favor de Affi, so pretexto de proteger la legalidad. Ha habido varias detenciones en el sector de Abdouramane Sangaré bajo acusaciones fantasiosas de atentar contra el Estado y alterar el orden público. Varias reuniones y manifestaciones de ese sector han sido prohibidas y dispersadas por la fuerza militar, en flagrante violación de los derechos elementales de los ciudadanos. Esta represión es la continuación lógica de lo que se preparaba desde hace más un año por el poder de Ouattara contra ese sector y en el seno del FPI.

En cuanto a la defensa de la legalidad, Ouattara se ríe de los marfilenses al presentarse como defensor de ella. En realidad, Ouattara utiliza los recursos del Estado, justicia, policía, etc. para atacar todo aquello que pueda ser un inconveniente para su reelección en octubre de 2015. En el seno del Partido de las Fuerzas de Futuro (MFA), cuyos dirigentes oficiales pretenden tener un candidato a las presidenciales de 2015, Ouattara no apoya a esa dirección legal, sino a la dirección nombrada en un congreso organizado por una disidencia que ha organizado un golpe contra Anaky, presidente estatutario. El cabecilla de esta disidencia apoya a la candidatura única de Alassane Ouattara. En el PIT, Ouattara negocia con la disidencia que apoya también su candidatura. Actividades de este tipo por parte de Ouattara nos llevaron a hacer pública una declaración el 11 de diciembre de 2014, sobre la decisión de la Justicia que prohibía el congreso del FPI. En esa declaración subrayábamos: «constatamos que Ouattara, muy interesado en debilitar a la oposición, ha encontrado la ocasión soñada para golpear la libertad de expresión y de organización […] Todos los oportunistas y espías en el seno de los partidos políticos podrán, desde ahora, acogerse a esta decisión de la Justicia para atacar a los partidos de los que forman parte».Hoy, cualquier partido de la oposición está amenazado. Todos los grupúsculos que apoyen la candidatura de Alassane Ouattara serán ayudados por la Justicia y las fuerzas del orden, para desestabilizar a sus respectivos partidos. La voluntad de la mayoría de los militantes no puede manifestarse libremente sobre la vía a seguir.

Ouattara y el RHDP sueñan con la emersión de Costa de Marfil en el horizonte de 2020, sin plantearse la necesidad de los pueblos para escoger libremente sobre las políticas y la cultura. Lo más importante para ellos [Ouattara y RHDP] son los puentes y las carreteras, en un ambiente de corrupción generalizada. El Partido Comunista Revolucionario quiere una Costa de Marfil emancipada, es decir, una Costa de Marfil en libertad y en democracia, como condición primera para un desarrollo económico durable y moderno al servicio de los pueblos.

Por eso, el Partido Comunista Revolucionario de Costa de Marfil denuncia la intromisión de Ouattara en la gestión de los partidos políticos, intromisión que interfiere gravemente en la libertad de manifestación de los partidos de la oposición y en la democracia.

El Partido Comunista Revolucionario de Costa de Marfil condena esta enésima represión sobre los dirigentes del FPI y exige su liberación inmediata e incondicional.

El Partido Comunista Revolucionario de Costa de Marfil llama al pueblo marfilense a oponerse enérgicamente a estos actos, que están en las antípodas de un Estado de Derecho y de libertad.

 

Abiyán, 6 de mayo de 2015

El Secretario General

Ekissi Achy