Imprimir 

En diversas ciudades de España, hoy domingo 7 de junio, miles de manifestantes han salido a las calles en Madrid, Barcelona, Murcia, Logroño… en contra del racismo y en memoria de George Floyd, asesinado por la policía de EEUU.

En Madrid, organizaciones de la Comunidad Negra Africana y Afrodescendientes en España habían convocado una concentración frente a la Embajada estadounidense: la Delegación del Gobierno la había autorizado para un aforo de 200 personas.

A las 12 de la mañana, miles de personas se concentraron en la zona y desbordaron todas las previsiones de asistencia, con mascarillas e intentando, en lo posible, mantener el "distanciamiento social". A las consignas de denuncia por la brutalidad policial en EEUU y a los gritos de “sin justicia no hay paz”, “las vidas negras importan”, se sumaron las consignas contra el racismo, también en España, contra la Ley de Extranjería española… La manifestación ha sido, sin duda, una muestra de rechazo frontal de nuestro pueblo a la violencia, las amenazas, las bravuconadas varias y los mensajes de odio vomitados por el fascismo español, con particular saña durante las semanas de confinamiento.

Emotivo encuentro de españoles y emigrantes contra el racismo, como planteó uno de los convocantes: “el racismo está presente en España y en todas partes del mundo… Hay que enseñar en los colegios que todos somos iguales, y en casa también, porque nadie nace racista, sino que el racismo se aprende”. La concentración se convirtió en una manifestación que recorrió los kilómetros que separan la Embajada norteamericana de la Puerta del Sol. La JCE(m-l) participó activamente en la convocatoria y difundió el llamamiento que adjuntamos.

En Barcelona también cerca de 3000 personas, según la Guardia Urbana, se han concentrado en la Plaza Sant Jaume entre consignas contra el racismo, y agachados con una rodilla en el suelo han rendido homenaje a Floyd y a todas las victimas del racismo, de las violencias policiales y de las agresiones fascistas.