pcmle3

 

Crónica del delegado del PCE (m-l) al Congreso

 

Los días 13 y 14 de marzo se ha celebrado el IX Congreso del Partido Comunista Marxista-Leninista de Ecuador (PCMLE). En principio estaba previsto que las sesiones duraran hasta el día 15, pero por motivos de seguridad, ante las medidas que adoptó el gobierno en relación con la crisis del coronavirus, la dirección del Partido decidió limitar el Congreso a dos días.

Asistieron más de 500 delegados y estuvieron presentes las delegaciones de España, Francia, Estados Unidos, Perú, Bolivia, Uruguay, República Dominicana, México, Chile y Brasil.

 

Abrió el Congreso el camarada Pablo Miranda, realizando un análisis sobre la situación política nacional e internacional e insistiendo en la necesidad de fortalecer el partido para avanzar en la lucha por el socialismo. A continuación, se iniciaron los debates sobre el documento elaborado por el Comité Central. Intervinieron decenas de delegados que abordaron diversos temas: la cuestión feminista, movimiento obrero, Universidad, juventud, educación, sanidad, la cuestión indígena... Todas las intervenciones tuvieron un elevado nivel político e ideológico, y contribuyeron a enriquecer significativamente el informe del Comité Central. Intercaladas con las intervenciones, las delegaciones internacionales saludaron al Congreso, mostrando su solidaridad con el Partido ecuatoriano.

El día 14, finalizado el debate, se eligió el nuevo Comité Central. La elección se llevó a cabo de una forma absolutamente democrática. Todos los candidatos fueron elegidos por los delegados, votando a cada uno de ellos, y había la posibilidad de que las delegaciones propusieran candidaturas alternativas.

 

El Congreso se clausuró con la intervención de Pablo Miranda y el canto de La Internacional.

Este IX Congreso ha sido un éxito. El Partido ha salido fortalecido en el aspecto político, ideológico y organizativo, demostrando que ha superado los duros golpes recibidos durante el gobierno de Correa. Ha trazado una línea política clara y correcta para afrontar las duras luchas que se avecinan, que se concreta en la formación del Frente Político y Social como herramienta política en el combate por el socialismo.

 

Es preciso resaltar la importancia que el Partido otorga a la cuestión nacional indígena. El levantamiento de octubre, donde el PCMLE intervino activamente, demostró que la revolución socialista no es posible sin la población indígena.  

Los camaradas ecuatorianos tienen por delante un camino difícil, lleno de dificultades, pero están preparados para recorrerlo con pleno éxito. El Partido ha depurado a los elementos que se habían corrompido ideológicamente, el marxismo-leninismo es su base ideológica, y su presencia y prestigio entre las clases populares es creciente. La revolución socialista es su objetivo y lo alcanzarán.

 

Finalmente, es preciso resaltar también la perfecta organización del Congreso en sus aspectos técnicos y logísticos. Y, por encima de todo, resaltar la hospitalidad, la generosidad y la inmensa cordialidad que las delegaciones internacionales hemos recibido de los camaradas de Ecuador.