Imprimir 

celadores

 

La reciente crisis sanitaria del COVID19 ha sacado a la luz necesidades y reivindicaciones aparentemente invisibles en muchos sectores laborales. Una de esas luchas está protagonizada por el colectivo de celadores y celadoras hospitalarios, un sector laboral casi siempre olvidado dentro del mundo sanitario. El colectivo “RECONOCIMIENTO PARA EL CELADOR YA” busca organizar a nivel estatal a este grupo de trabajadores y trabajadoras para alcanzar unas condiciones dignas y un merecido reconocimiento. Por ello, cedemos la palabra a una compañera celadora de Madrid para que nos cuente de primera mano su situación.

¿Cuál es la situación actual de los celadores en Madrid?

En Madrid estamos muy abandonados. Gracias a que hemos empezado a organizarnos nos damos cuenta que en muchas CCAA nos superan en condiciones laborales, como por ejemplo la jornada laboral de 35h a la semana. Somos los grandes olvidados de la Sanidad.

Hace más de una década, con la gestión en la Comunidad de Madrid en manos de Esperanza Aguirre, se construyeron siete hospitales nuevos con financiación privada, a costa de la externalización de determinados servicios que gestionarían las empresas concesionarias. Una de las figuras que se privatizó con ese modelo de gestión, fue la del celador. Desde entonces existen los TIGA (Transporte Interno y Gestión Auxiliar), e imagino que es el futuro que nos espera a todos si dejamos que privaticen todos los hospitales madrileños. No estamos dispuestos a que ocurra. Además, nuestro gremio ha sufrido la tasa Covid de contratos temporales y precarios, más si cabe, dejando a muchos compañeros que se vinieron a trabajar desde sus ciudades, algunos de ellos, para dar el callo aquí y luego no han sido renovados.

¿Por qué habéis decidido organizaros?

Decidimos organizarnos al descubrir que el Ministerio de Sanidad nos había catalogado como personal de bajo riesgo en esta pandemia, dejándonos a nuestra suerte en medidas de protección y a la buena fe de los servicios de prevención de riesgos laborales y de la supervisión de enfermería de cada centro. Eso nos llevó a situaciones de desprotección, en muchísimos casos, porque no había EPIs o mascarillas FPP2 suficientes para todo el equipo.

¿Desde cuándo estáis organizados?

Los compañeros más veteranos del hospital, dicen que nunca antes había existido esta unión de celadores a nivel nacional. Comentan que anteriormente habían surgido otros estallidos de pequeños movimientos, pero el COVID19 nos ha dejado tan a nuestra suerte que la indignación nos ha superado. A partir de entonces, algunos compañeros del Ramón y Cajal, de Madrid, decidieron iniciar un movimiento que llevo a la creación de la plataforma ¡¡Reconocimiento Para El Celador Ya!! que está detrás de casi todas las iniciativas de presión ante las diferentes administraciones.

¿Qué reclamáis?

Los puntos importantes de reclamación son:

Primero, que se nos considere personal de riesgo, tanto en esta pandemia como en el resto de enfermedades infecciosas que supongan un peligro para nuestra Salud.

Segundo, la creación de un módulo de Formación Profesional de Grado Medio que nos sirva para modificar el Estatuto de 1971 (sí, preconstitucional, machista y franquista, con todo lo que ello significa) y nos impulse a ser personal sanitario reconocido, algo que ya debería ser así, únicamente por el contacto tan directo y estrecho que tenemos con los pacientes dentro de todas las áreas hospitalarias como hospitalización, urgencias, UVIS, quirófanos, etc. Sin poner nuestras manos sobre los pacientes, sería imposible realizar las movilizaciones de los mismos para los aseos, curas, pronaciones y despronaciones, levantarles de la cama al sillón cuando lo prescriben los facultativos, colocaciones en quirófanos, etc.

Tercero, la equiparación salarial en todas las CCAA, ya que, ahora mismo, un celador que realice las mismas funciones en Andalucía o Cantabria tendrían distinta remuneración.

En cuarto lugar, la revisión de los requisitos para conseguir la Carrera Profesional, puesto que en cada CCAA tienen diferente baremo con la consiguiente desigualdad para el colectivo.

Y por último, pero más importante, nuestra bandera es la lucha por una sanidad pública y de calidad, queremos que la salud no sea un negocio.

¿Qué respuesta tiene vuestra reivindicación a nivel oficial? (Administración, partidos políticos, sindicatos)

De momento, el Ministro de Sanidad recibió una carta de nuestra parte instándole a modificar la calificación de bajo riesgo del celador, pero su respuesta fue que es una interpretación libre de los protocolos por parte de los servicios de prevención de riesgos laborales de cada centro.

Algunos partidos políticos se han interesado por nuestra situación llevando nuestras inquietudes y haciendo preguntas al Sr. Salvador Illa y, en Baleares, todos los partidos que pertenecen a su parlamento votaron a favor de mejorar nuestras condiciones laborales allí y exigir al Gobierno central que tomara las mismas medidas.

También, se ha dado el caso de comunidades que quieren aportar una paga extra a sus sanitarios pero, los celadores siguen sufriendo agravio comparativo ya que son los profesionales que menos cobrarían por su exposición al virus, como si éste hiciera distinciones por categorías.

Con los sindicatos todavía tenemos que tener algunas conversaciones para llegar a un acuerdo.

¿Cómo os pueden apoyar los trabajadores y usuarios de los hospitales?

Los trabajadores de la salud pueden ayudarnos reconociendo públicamente la labor tan fundamental que realizamos a su lado, ellos saben lo que hacemos a lo largo de nuestra jornada y lo que supone dejarnos sin protección, para nosotros en particular y para la sociedad en general.

A los usuarios les pedimos responsabilidad, ante todo, y que nos acompañen en nuestra lucha, puesto que, cuando acuden a un hospital o centro sanitario, el primero que va a atenderle será, con total seguridad, un celador/a, con lo que eso puede conllevar si no estamos bien protegidos.

¿Estáis organizados/as en toda España?

Nuestra plataforma ha crecido muchísimo en dos meses. Nos queda alguna provincia todavía por “conquistar”, pero tenemos enlaces (personas que ayudan a adherirse a compañeros) en prácticamente todas.

¿Cómo habéis vivido la pandemia de COVID19?

Ha sido muy duro, hemos tenido que luchar mucho por protegernos, incluso con categorías que trabajan codo con codo con nosotros. Eso nos provocaba mucha más tensión de la que había de por sí.

También hemos tenido que cuidar de nuestros propios compañeros contagiados, en nuestro centro hubo 3 celadores en UVI y eso desanimó muchísimo al colectivo.

Además de dejar a nuestras familias, en muchos casos, para prevenir un posible brote en nuestras casas.

¿Habéis perdido compañeros/as?

Si, hasta ahora han fallecido 5 compañeros en todo el territorio nacional, además de contagiarse y estar verdaderamente enfermos otros muchos.

Para finalizar, dadnos un mensaje que queráis difundir para vuestra lucha.

Queremos unirnos como nunca antes y conseguir nuestras reivindicaciones porque son justas y merecidas. Nuestro colectivo ha sido ninguneado por las administraciones y creemos que ha sido completamente injusto, ya que nuestro trabajo nos avala como imprescindibles en los centros sanitarios.

¡Juntos somos más fuertes!