JCE (m-l)

Los Gobiernos del capital, y su Estado, están sometiendo a la clase obrera y clases populares a un ataque sin precedentes, en todos los ámbitos (salario, condiciones laborales, servicios públicos, derechos y libertades políticas,…), desde el inicio de la crisis del sistema.

Lo último es el Real Decreto aprobado por el Ejecutivo, por el que se permite la implantación de Grados de 3 años (hasta ahora 4 años + 1 de Máster), que es una nueva agresión contra los hijos de las clases trabajadoras y la Universidad Pública.

En el marco del reciente Congreso del PCE (m-l), se ha reunido una delegación de la JCE (m-l) con la dirección del Partido para analizar la situación creada por la fracción encabezada por miembros de la dirección de la Juventud.

Los militantes de la Juventud que afirman haber roto con el Partido deben saber que han roto con la ideología marxista-leninista. Y lo han hecho cuando más necesario es librar la batalla contra el capital y las corrientes burguesas. Unas corrientes que afirman defender la libertad de conciencia, la democracia y la participación, pero que de hecho promueven la sumisión al sistema -al debilitar la unidad que necesita nuestra clase para combatir el régimen que sustenta la dominación de la oligarquía-; que niegan la lucha de clases, rechazan el papel de la organización e inoculan entre los jóvenes su ideología individualista.

Nuestro Partido acaba de salir de una pelea contra un grupo de liquidadores en el que han tenido especial protagonismo militantes de algunos núcleos de la JCE (m-l), deslumbrados por las falacias del “ciudadanismo”. Este intento fraccional, dirigido a someter el Partido a un populismo de viejo cuño, pese a su apariencia novedosa, no ha supuesto un golpe importante, en la práctica, por cuanto hacía más de un año que este grupo trabajaba por sus propios objetivos, al margen del Partido.