Imprimir 

Por D. Urzáiz

Cientos de personas nos hemos concentrado frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid a las 12 h, en el 70º aniversario de la Nakba, a la que nos hemos sumado el PCE (m-l), la JCE (m-l) y RPS respondiendo a la convocatoria realizada por la Asociación Hispano Palestina Jerusalén, CCOO, UGT, IU y Podemos.

Son tan duros los hechos… En el día de ayer, EEUU inauguró la nueva sede de su embajada en Jerusalén, haciendo burla a las decisiones internacionales. Más de 50 palestinos fueron asesinados y miles heridos por el ejército israelí. El pueblo palestino ya no puede aguantar más las humillaciones, la represión y la miseria a las que es sometido por el estado nazisionista de Israel, con el apoyo abierto de EEUU y Arabia Saudí y la connivencia de la Unión Europea.

Los hechos son tan graves que este llamamiento se tendría que haber unificado en una única convocatoria, y los convocantes (las organizaciones con peso institucional y miles de afiliados) debieran haber actuado como convocantes efectivos, y no como meros firmantes de convocatorias. El pueblo palestino lo demanda y tenemos la obligación de responder a su llamada.

Recogemos algunos fragmentos de la declaración leída en la concentración, que suscribimos:

«Han pasado ya setenta años de la expulsión y huida obligada de su territorio de este pueblo como consecuencia de la creación del Estado de Israel. Para los palestinos, la Nakba es un día de luto nacional en el que se recuerda la expulsión de más de 800.000 personas de sus hogares, la usurpación de su tierra, el exilio y la destrucción de más de 500 poblaciones y aldeas palestinas.

La ocupación por los sucesivos gobiernos de Israel y su política colonialista han usurpado al pueblo palestino su territorio vital, lo que continúa llevándose a cabo con la construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados, declarados ilegales y condenados según la resolución 2.334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

(…) Los seis millones de refugiados palestinos que hoy se encuentran exiliados en 58 campos de refugiados en Líbano, Jordania, Cisjordania y la Franja de Gaza están esperando el cumplimiento de la resolución 194, de once de diciembre de 1948, de Naciones Unidas, que exige el retorno de las personas refugiadas a sus legítimos hogares en Palestina.

(…) Condenamos la barbarie que el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu está llevando a cabo contra las personas que habitan en Palestina, y el uso de armamento que el ejército de Israel despliega sobre la población civil en Gaza, como hace con los drones armados.

Exigimos:

Madrid, 15 de mayo de 2018