Imprimir 

Por P. Recife

Hace unos días todos los medios y corifeos nacionales han dado mucho bombo y platillo a la donación de 320 millones de euros que Amacio Ortega, mediante su Fundación creada en el 2011, ha hecho a los hospitales públicos de todas las comunidades autónomas para la renovación de sus equipos de diagnóstico y tratamiento radioterápico del cáncer.

Parece, tal y como lo plantean, que es una buena noticía pero las noticías de filantropía de los Amancio Ortega, Bill Gates y otras grandes fortunas mundiales son solo un espejismo. Vaya por delante que esos 320 millones apenas si son un 0,43% de la fortuna personal de Ortega lo que equivale a una donación de 4,3 euros de un mileurista.


Centrándonos en Amancio Ortrega es cierto que ha hecho ya varias donaciones para invertir en última tecnología para combatir el cáncer: en el año 2015 con la donación de 17 millones de euros para adquirir 16 mamógrafos digitales y 12 aceleradores lineales nuevos para el sistema público de salud de Galicia. Poco después, se amplió con un compromiso de 40 millones con la Junta de Andalucía para la adquisición de 25 aceleradores lineales para radioterapia oncológica y esta nueva donación se destinará a la adquisición de más de 290 equipos de última generación, tales como aceleradores lineales avanzados, mamógrafos digitales con tomosíntesis y otros equipos de detección oncológica, así como al mantenimiento y la formación necesaria para su uso. Hasta aquí lo que los medios han destacado como una labor filantrópica y humanitaria “sin precedentes”(sic) en nuestro país.
Pero esa prensa rastrera e interesada oculta de dónde sale ese dinero y porqué Amancio Ortega es el segundo hombre más rico del mundo. Su imperio Inditex que engloba a empresas y marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home o Uterqüe, con una presencia comercial de 7.013 tiendas (y creciendo) en más de 30 países, tiene sus centros de producción más importantes en Bangladesh y China (con más de 600 mil trabajadores entre los dos países) seguido de Camboya, India y Turquía (con más de cien mil trabajadores en cada país). Es decir su multinacional tiene en cinco países más de un millón de trabajadores. En España sólo tiene a 6.473 y no todos de manera directa, si no por mediación de empresas proveedoras. Son datos de la propia Inditex publicados en la revista Forbes.
Esto abre una serie de interrogantes de no poco calado. El primero y más importante: si Amancio Ortega tanto quiere ayudar a su tierra ¿porqué no trae los centros de producción a España? La razón solo puede ser una: como capitalista busca mano de obra barata y no es lo mismo pagar unos miserables 734 euros a una obrera de Zara en España que los escasos 200 que cobran en Bangladesh país, por otra parte, dónde empresas multinacionales textiles, explotan a niños en curtidurías que no llegarán a vivir 50 años. Inditex ha sido investigada por trabajo esclavo en la India1 , Brasil2 y Argentina3 y sus proveedores en Turquía tienen a refugiados sirios trabajando ilegalmente4 para su producción lo que ha obligado a la multinacional a hacerse un lavado de cara5 al verse con el culo al aire en diversos países más.
No vamos hablar de los impuestos que aquí no pagan gracias a las técnicas evasivas de ingeniería fiscal6 ni tampoco de cómo las fundaciones de empresas de este tipo tienen otros objetivos (monitorean el “cambio social”, evadir impuestos, lavado de imagen, crear opinión, etc). Esto daría para escribir un libro. Pero son otros aspectos de los que cabe preguntarse. Por otra parte lo que debería alegrarnos es que no hubiera que hacer recortes a la sanidad, educación, dependencia, etc porque empresas como Inditex pagasen sus impuestos lo que haría innecesaria sus donaciones que, por otra parte, no es solidaridad, es caridad.
Inditex, Amancio Ortega, están volcados en ampliar sus negocios desde el año pasado con el comercio electrónico. ¿Para ser más filántropo? No. Sólo para obtener más beneficios en el más corto período de tiempo posible y acumular más capital. Si explota a hombres, mujeres y niños en condiciones infrahumanas en otras partes del mundo no importa, en España es generoso y da 320 millones de euros… manchados del sudor y las miserias de cientos de miles de seres humanos.
------------------------------
Notas
1 «Trabajo esclavo en la India: tres empresas españolas están incluidas en la lista negra». El Confidencial. 18 de mayo de 2012. Consultado el 23 de marzo de 2012.
2 «Inditex, implicada en un escándalo de esclavitud en Brasil». Ethics. 18 de mayo de 2012. Consultado el 6 de noviembre de 2012.
3 «Zara produce en condiciones de esclavitud en Argentina». Diagonal. 17 de mayo de 2013.
4 «Refugiados sirios trabajan ilegalmente para proveedores de Mango y Zara en Turquía, según la BBC». eldiario.es. 24 de octubre de 2016.
5 «Inditex vigila a sus proveedores». Expansión. 29 de enero de 2013. Consultado el 26 de junio de 2016.
6 «Inditex eludió el pago de 585 millones en impuestos gracias a su ingeniería fiscal, denuncia un informe». La Vanguardia, Economía, 8 de diciembre de 2016