A los delegados al Congreso del PCE (m-l).

Queridos camaradas. Camaradas de los partidos hermanos aquí presentes:

En nombre del Comité Central del PCOF, os dirigimos los más calurosos saludos fraternales e internacionalistas. Celebráis vuestro Congreso en el 50º aniversario de la fundación de vuestro Partido. Sois los continuadores del combate de los marxistas-leninistas que tuvieron el valor de levantarse contra el revisionismo para devolver a la clase obrera y a los pueblos de España su partido de vanguardia.

Contáis en vuestras filas con camaradas que han participado en ese combate y que lo continúan hoy. Queremos saludar su firmeza ideológica y su espíritu internacionalista. Vuestro camarada Raúl Marco es uno de esos comunistas marxistas-leninistas que, junto a otros, y los de otros países, contribuyeron al nacimiento del movimiento marxista-leninista organizado a nivel mundial.

Nuestro Partido, al igual que otros, se benefició de la ayuda ideológica y política del PCE (m-l) en el combate por la creación de nuestro Partido hace 35 años. Y desde entonces hemos desarrollado lazos de fraternidad comunista y de lucha en los éxitos -que son muchos- y también en los momentos más difíciles. Estos 50 años de combate, las grandes experiencias acumuladas, son vuestro patrimonio, camaradas delegados en este Congreso.

La burguesía y sus agentes en el movimiento obrero y popular, los revisionistas y oportunistas de todo tipo, atacan siempre al partido comunista en tanto que estado mayor de la clase obrera, al partido que debe dirigir el combate revolucionario para la emancipación de la clase obrera.

Hoy, la crisis del sistema capitalista imperialista se profundiza sin cesar y esto va a continuar, particularmente en Europa. En todas partes la oligarquía impone políticas de austeridad dirigida en primer lugar contra la clase obrera, pero que atañen también a capas populares. Esta política va acompañada de la criminalización de la protesta social, del reforzamiento del estado policíaco y del desarrollo de los partidos y organizaciones de extrema derecha, que tratan de canalizar una parte del descontento de los medios populares mediante un discurso demagógico y de división sobre la base de la xenofobia.

Esta situación nos exige desarrollar políticas frentistas para unir, en torno a la clase obrera, a todas las capas que sufren la política agresiva de la oligarquía y que también resisten. La política frentista necesita alianzas y compromisos con las fuerzas políticas y sociales que influyen, concretamente, a capas de la pequeña burguesía. El Partido ha de saber llevar a cabo esa política sin ocultar jamás sus banderas, y siempre para avanzar en el combate político por una ruptura revolucionaria con el sistema capitalista imperialista.

Esa es la política que vosotros aplicáis, concretamente mediante el combate por la República Popular y Federativa, que rompe con la política del régimen oligárquico. Es un combate que nosotros apoyamos plenamente.

Camaradas:

Tenemos mucho trabajo ante nosotros, muchas tareas que debemos llevar conjuntamente con la CIPOML. Queremos subrayar tres de esas tareas:

  • Desarrollar la solidaridad entre la clase obrera y los trabajadores y los pueblos de nuestros países que luchamos contra los mismos enemigos y la misma política reaccionaria, antipopular, que aplican los gobiernos de la UE.
  • Desarrollar la lucha contra la política de guerra de las potencias imperialistas, concretamente europeas.
  • Desarrollar la solidaridad con la lucha de los pueblos de África, dominados y saqueados por las potencias imperialistas, particularmente las europeas. En ese sentido, tenemos la suerte de contar en las filas de la CIPOML con partidos que dirigen procesos revolucionarios en varios países de África: en Túnez, Burkina Faso…

Camaradas:

Este Congreso, y somos testigos, es un congreso de unidad y de decisión reforzada de los comunistas marxistas-leninistas de España, de fraternidad comunista, para lanzarse con más brío a la lucha de clases: Para reforzar el Partido y su trabajo con la juventud. Para reforzar su implantación entre la clase obrera y las masas populares. Para desarrollar los lazos con las masas avanzadas y organizarlas.

Estas son buenas noticias que llevamos a nuestros camaradas en Francia, camaradas que estamos junto a vosotros, con los partidos de la CIPOML, en el combate por la revolución y el socialismo.

¡Viva el PCE (m-l)! ¡Viva el marxismo-leninismo! ¡Viva el internacionalismo proletario!