La mujer en España ha alcanzado a lo largo de los últimos 40 años una serie de conquistas y de derechos legales que la situación de crisis económica, social y política ha impedido que se hagan realidad. El avance del fascismo acrecienta el riesgo a la involución y a la pérdida de derechos conquistados.

El movimiento feminista debe poner en el centro de la lucha todo lo que tiene que ver con la reproducción, porque es su mejor arma para organizarse a partir de las cuestiones materiales de vida, ya que la lucha contra el capitalismo es una batalla que se despliega, fundamentalmente, en el terreno material, no en el psicológico, ni en el educativo, ni en el moral, aunque estos sean aspectos importantes.

El movimiento de mujeres para luchar contra el fascismo, contra la involución que en estos momentos requiere el sistema, debe dotarse de alianzas y vínculos sociales con los que defender los recursos necesarios para la vida: La salud, la educación, el trabajo, la vivienda, las libertades productivas y reproductivas, etc. Es una forma fundamental de luchar contra un sistema que es una máquina de depredación de nuestros recursos en provecho del enriquecimiento de unos pocos a través de la explotación de las personas.

En la actualidad, el neoliberalismo no solo no garantiza el bien común, sino que ni siquiera aspira a ello, es únicamente una fábrica de miseria, de explotación, de guerra, de esclavitud y de muerte.

Las mujeres, en muchos lugares del mundo han sabido transformar sus experiencias, sus heridas, en luchas colectivas y son un elemento fundamental en ellas, porque el feminismo no solo es una estrategia para luchar contra la opresión de la mujer, es una herramienta fundamental para la lucha de clases y contra el racismo; porque el feminismo debe de formar parte del proyecto de transformación de toda la humanidad.

¡POR LA LUCHA DE LA MUJER!

¡POR LA REPÚBLICA POPULAR Y FEDERATIVA!

¡POR EL SOCIALISMO!