La guerra vuelve a presentarse como la solución a los brutales atentados de París. Parece que no hemos aprendido nada. Parece como si ignoráramos que ese es el objetivo de ISIS. Parece que ignoramos que la “guerra contra el terrorismo” que declaró USA hace 10 años, a raíz de los atentados de la Torres Gemelas, ha sido un rotundo fracaso que se resume en que los atentados y víctimas se han multiplicado por diez en este periodo y que la inestabilidad en países como Irak, Afganistán, Libia, Yemen o Siria sigue siendo una enorme fuente de terroristas. La guerra nos ha llevado a un mundo mucho más inseguro y violento. Por todo ello, el SECTOR CRÍTICO DE CCOO DE MADRID vuelve a manifestar su rotundo NO A LA GUERRA, apoyando el Manifiesto “No es nuestro nombre” cuyos contenidos comparte y valorando que:

  • La guerra siempre ha sido rechazada por el movimiento obrero y sindical, que ha sido un firme defensor de la paz y ha estado en contra de la guerra y sus instrumentos, como la OTAN, que recientemente ha realizado, precisamente en España, las mayores maniobras de su historia.
  • La guerra solo trae muerte, pobreza y destrucción, que sufren especialmente los trabajadores y trabajadoras y las capas populares. La guerra es una herramienta del capitalismo, para superar sus crisis y enriquecer más a los poderosos.
  • La guerra siempre va acompañada de recorte de libertades y derechos. Véase el caso de Francia o USA. La guerra hace a los estados menos democráticos y más autoritarios y aumenta la represión con la escusa de mantener la unidad nacional.
  • La guerra siempre aumenta los gastos militares y reduce los gastos sociales. Y es la excusa para recortar más nuestros salarios, nuestras pensiones, nuestras prestaciones por desempleo o dependencia.
  • La guerra alimenta la violencia y el terrorismo, un terrorismo que en muchos casos, se ha originado, se financia y se sostiene con la complicidad de los estados que ahora pretenden combatirlo con acciones de guerra.

Parar la guerra debe ser una prioridad para las trabajadoras y trabajadores, y para ello el Sector Crítico de Madrid propone:

1. Es necesario mantener e incrementar la movilización en la calle y en los centros de trabajo, haciéndola permanente. De nada servirán movilizaciones puntuales porque la pelea será larga y los defensores de la guerra son muchos y muy poderosos.

2. Es necesario también crear Plataformas en todos los ámbitos para organizar y extender la lucha. Es imprescindible la unidad de todas las organizaciones y colectivos y su coordinación. La experiencia de la lucha contra la OTAN debe sernos muy útil.

 

NO A LA GUERRA. NO EN NUESTRO NOMBRE.

NO EN EL NOMBRE DE LA CLASE TRABAJADORA

 

Madrid, diciembre de 2015

SECTOR CRÍTICO DE CCOO DE MADRID