Imprimir 

Comunicado del PCE (m-l) en el aniversario de los últimos fusilamientos franquistas

ACTO EN MADRID: Cementerio Civil, 12 h

ACTO EN MURCIA: Cementerio Municipal (Espinardo), 12 h

ACTO EN VIGO: Cementerio de Pereiró, 12 h [convoca: Comisión 27-S]

Este año se cumplen cuarenta años de los últimos fusilamientos llevados a cabo por el franquismo, el 27 de septiembre de 1975. Fue el último acto de nuestra Guerra Civil, la última demostración de la “paz” de los cementerios impuesta por las armas nazifascistas, el último acto de barbarie de un régimen que se basó, hasta su final, en la celebración de la derrota obrera y popular.

El asesinato de nuestros camaradas Baena, Sánchez Bravo y García Sanz, militantes del PCE (m-l) y del FRAP, así como de los miembros de ETA Txiki y Otaegui, constituyó uno de los estertores finales de la dictadura fascista, que, como toda bestia moribunda, procuró morir matando. En efecto, en la calle, en las fábricas, en las minas, en los barrios… el franquismo se sentía acorralado, temía perder el control de la situación, sobrepasado por las fuerzas populares y el empuje de un movimiento obrero cada vez más politizado.

Ni el búnker falangista se resignaba a renunciar al “franquismo sin Franco”, ni los “aperturistas” querían perder las riendas del proceso. Era necesario, por ello, dar un puñetazo sobre la mesa: para los primeros, con el fin de dejar claro que la bestia seguía siendo la misma máquina de matar que en las cuatro décadas precedentes; para los segundos, porque así se alertaba sobre el “peligro” de radicalizar la contestación contra la agonizante dictadura, y se podría imponer una transición tutelada. De ello se beneficiarían las fuerzas “opositoras” que ya estaban pactando con los fascistas su lugar en el régimen heredero de Franco: un régimen que celebró sus primeras elecciones “libres” con las cárceles llenas de presos políticos, mientras las fuerzas que no habían acatado la monarquía seguían siendo ilegales.

Ni el aluvión de protestas y grandes manifestaciones en el extranjero, ataques a embajadas incluidos, pudo obligar al franquismo a apagar su sed de sangre. Pero, con todo, los fusilamientos del 27 de septiembre no serían sino un eslabón más de una transición vigilada, basada en el miedo y en la «legitimidad del 18 de julio», dirigida a maniatar al movimiento obrero y popular más combativo de Europa en aquellos años.

El 27 de septiembre nos recuerda, pues, que la Transición no fue producto del consenso ni del deseo de democracia de la Corona y sus ministros falangistas: fue un acto de imposición de un régimen, el monárquico de 1978, heredero del franquismo en sus instituciones, legalidad, símbolos, comportamiento y, desde luego, naturaleza de clase. Un proceso dirigido a cercenar todo vínculo con el pasado de lucha de los pueblos de España por su libertad, por el progreso y por la igualdad, a través de una desmemoria programada e impuesta. Una Transición, en fin, asentada en la violencia no sólo política sino también en las calles, llevada a cabo por las fuerzas represivas y las bandas fascistas amparadas por aquellas.

Pero la memoria es poco útil a los pueblos si no fundamenta un proyecto político de clase, emancipador. Por eso, consideramos que este 40º aniversario debe servir para agrupar a todas las fuerzas partidarias de la ruptura con este régimen que, por su naturaleza de clase, no es sino una dictadura de la oligarquía, y dar pasos efectivos hacia una República de contenido popular, democrático y respetuoso con la libre voluntad de los pueblos, articulando estructuras e iniciativas unitarias que permitan plantear la lucha contra el régimen en todos los campos: político, sindical, juvenil, cultural, barrial, electoral... Así, sin medias tintas “ciudadanas” ni ambigüedades “flotantes”, es como rendiremos el mejor homenaje a todos los que sacrificaron sus vidas por la libertad, la justicia y la igualdad.

En consecuencia, llamamos a todas las fuerzas políticas, sociales y culturales, a obreros e intelectuales, jóvenes y veteranos, mujeres y hombres, autóctonos e inmigrantes, estudiantes y profesionales que compartan estos puntos de vista, a organizar conjuntamente este 27 de Septiembre y a dotarlo de ese espíritu combativo que nos permita recuperar la iniciativa para nuestra clase.

¡POR LA MEMORIA DE LOS LUCHADORES ANTIFASCISTAS!

¡POR LA RUPTURA! ¡ABAJO EL RÉGIMEN!

¡VIVA LA REPÚBLICA!

Comité Ejecutivo

Septiembre de 2015

Convocan en Madrid:

PCE (m-l); PCE; PCM; Iniciativa Comunista; PML(RC); JCE (m-l); Federación Republicanos (RPS); Agrupación Republicana de Coslada (ARCO); IU; IR; UCR; Socialismo Mostoleño (SOMOS); JER; Junta Republicana de Móstoles; Junta Republicana de Moratalaz; Asociación Republicanos de Torrelodones; Ateneo Republicano de Vallecas; Ateneo Republicano de Carabanchel; Plataforma contra la Impunidad del Franquismo; Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid; Ateneo Popular de Solidaridad entre los Pueblos; Asociación Cultural 1º de Mayo de Fuencarral; Tetuán Obrero Antifascista; Coordinadora Estatal de solidaridad con Cuba; Colectivo 26 de julio.