Hoy, como ayer, expresamos nuestra solidaridad con el pueblo saharaui y el apoyo a su lucha: tanto la que desarrolla en los campos de refugiados desde hace más de cuarenta años, como -y sobre todo en la actualidad- la que lleva a cabo en los territorios ocupados, por el reconocimiento de los más elementales derechos humanos y contra la opresión de las fuerzas del reino de Marruecos.

El silencio cómplice del gobierno Rajoy y de la monarquía española, ligada estrechamente a la monarquía alauita, es una toma de posición clara contra el derecho del pueblo saharaui, elude una vez más la responsabilidad de reino de España, que no llevó a cabo el proceso de descolonización, e incumple las reiteradas resoluciones de la ONU sobre la convocatoria de un referéndum de autodeterminación de los saharauis.

La policía y el ejercito marroquí reprimen duramente masivas protestas en El Aaiún

Comunicado de la Delegación Saharaui para España

Fuerzas de ocupación marroquíes, incluidos policías antidisturbios, de paisano y miembros del ejército, han reprimido durante esta madrugada masivas protestas de ciudadanos saharauis en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental y han causado numerosos heridos y detenciones.

Las protestas se iniciaron anoche cuando un grupo de desempleados saharauis de la empresa Fosbrucaa ocuparon un autobús de la compañía, en la que se les niega un puesto de trabajo por ser saharauis. Los ocupantes del autobús expresaron su intención de permanecer allí para exigir el reconocimiento de sus derechos sociales. El paro afecta a una gran parte de la población en los territorios de la excolonia española invadida por Marruecos, puestos de trabajo que se reservan para los colonos marroquíes.

Cientos de saharauis se sumaron a la protesta de los desempleados, tanto junto al autobús ocupado como en los barrios de Mataala y Smara, y se manifestaron con pancartas y banderas saharauis contra la explotación de los recursos naturales en el Sáhara Occidental.

las fuerzas de seguridad marroquíes y el ejército desplegaron numerosos efectivos y actuaron con brutalidad durante toda la madrugada contra los ciudadanos saharauis; según informaciones procedentes de El Aaiún, han causado numerosos heridos, entre ellos al menos media docena de mujeres y practicando un número aún no determinado de detenciones.

El autobús de Fosbrucaa en el que se encontraban los desempleados saharauis fue atacado con piedras y liquidos inflamables y sus ocupantes golpeados con barras en el momento de salir.

Las protestas coinciden con el juicio que estos días se celebra en Rabat contra los integrantes del grupo de Gdeim Izik, que anteriormente fueron condenados a penas de 20 años a cadena perpetua, por un tribunal militar, sentencia que tuvo que ser anulada; ahora el juicio se repite ante un tribunal civil.

Gdeim Izik, el “campamento de la libertad” de 2000 jaimas levantado a las afueras de El Aaiún, una pacífica protesta saharaui, fue arrasado por el ejército marroquí y la policía en noviembre de 2010, lo mismo que esta madrugada han reprimido brutalmente las reivindicaciones no violentas del pueblo del Sáhara Occidental.

Madrid, 24 de marzo de 2017