Imprimir 

Desde el PCE (m-l) y la JCE (m-l) en Albacete denunciamos la situación económica en la que se ha sumido a la UCLM y el oscuro futuro que le están preparando los partidos del régimen. Como muestra, que de los Presupuestos de la Junta, que se aprobarán el próximo viernes 24, la UCLM podrá recibir 140 millones de euros, cuando solo en las nominas puede llegar a necesitar 151.

Con este brutal “ajuste”, el gobierno de Castilla-La Mancha y el Rectorado aplicarán una serie de recortes drásticos, como suprimir las ayudas al estudio y becas (sin becarios, organismos como la Biblioteca no funcionarían, porque son quienes mantienen con vida estos espacios gracias al trabajo que realizan a cambio de créditos), expulsar a los becarios y a profesores no titulares y suprimir las prácticas en laboratorios, entre otras medidas.

Sin embargo, lo cierto es que el actual rector ya ha sido en el pasado el campeón de los recortes en la UCLM, sirviendo a Cospedal como fiel ejecutor de la reaccionaria política de «austeridad» del PP, que debilitó la investigación y expulsó a estudiantes, profesores, becarios y otros trabajadores. Tan solo hace un año, Miguel Ángel Collado establecía como «financiación de equilibrio» los 140 millones que ahora estima insuficientes. ¿Qué ha ocurrido?

Sin duda, el rifirrafe que estos días mantienen los responsables de la UCLM y de la Junta representa el enésimo capítulo del espectáculo al que nos tienen acostumbrados el PSOE, el PP y sus representantes en los diferentes organismos públicos, Universidad incluida. De hecho, a la hora de publicar este comunicado la Junta ha manifestado que «se han reducido discrepancias» y que se ha hablado de «un acuerdo en un punto de partida de 140 millones», que responde a las nóminas de la Universidad. En el caso de la UCLM, es resaltable el desinterés que han venido mostrando tanto la Junta (Barreda y García Page por el PSOE, y Cospedal del PP) como el Gobierno central (Zapatero y Rajoy) hacia esta universidad, que ya es la tercera con menos fondos del estado y a la que quieren recortar aún más, pese a que «ya hemos salido de la crisis», como proclaman a diario.

Ambos partidos comparten las mismas recetas, que son las que ya han venido aplicando sus respectivos gobiernos: privatización, precariedad, aumento de tasas, «conexión con el mundo empresarial»… Son las que aplicó Collado en los años de Cospedal, y son las que se ocultan tras el “contrato-programa” que exige García Page (el mismo instrumento utilizado por el PP en sus Comunidades para condicionar la financiación pública). ¡Qué cínico es vincular la financiación al «incremento de alumnado», como pregona la Junta, cuando las políticas del PP y PSOE llevan años expulsando de la Universidad a los hijos e hija de la clase obrera! Porque lo que se pretende, al fin y al cabo, es rebajar la categoría de la UCLM eliminando capacidad investigadora, dejando vía libre a que la empresa privada se afiance en los espacios que la educación pública ya no puede ocupar. En este tema tenemos ejemplos como la Escuela de Estudios Profesionales, un nuevo centro de formación profesional que pertenece a la –privada– Universidad Católica de Murcia.

Por eso, haya acuerdo o no, todo hace prever que finalmente intentarán que paguen los platos rotos los estudiantes de familias trabajadoras, al igual que ya está ocurriendo en el resto de España a causa del Plan Bolonia y el 3+2. En eso, desde luego, Collado y la Junta, el PP y el PSOE, han demostrado estar muy de acuerdo.

No, lo que pretenden PP y PSOE no es en absoluto «racionalizar» el gasto ni priorizar las necesidades populares. Si así fuera, no le habrían regalado a la banca los 40.000 millones del rescate que ya dan por perdidos.

Lo que la UCLM necesita no es, desde luego, ni los “contratos-programa” de García Page ni la opacidad de Collado. La Universidad que necesitamos es aquella que garantice la permanencia de los estudiantes con becas y ayudas suficientes; que asegure la estabilidad y la calidad en el empleo de sus trabajadores y de los universitarios que van a las empresas; que obtenga los retornos debidos por la labor investigadora; y, desde luego, que desarrolle la democracia como forma de participación de la comunidad universitaria -con un mayor papel de los estudiantes que el que nos dio Collado- y de control del gasto público. Pero eso significa poner en cuestión todo el entramado elitista, oligárquico y reaccionario que los gobiernos de la monarquía han ido construyendo en este país a partir de su herencia franquista.

Para hacer frente a esta situación, y para evitar nuevas componendas que lleven a nuevos recortes y dificultades para los trabajadores y estudiantes, desde el PCE (m-l) y la JCE (m-l) hacemos un llamamiento a las organizaciones de la izquierda, a los sindicatos, asociaciones vecinales, entidades culturales, etc., a unirse y movilizarse en las calles contra todo intento de reducir la financiación de la UCLM y de erosionar su carácter público.

¡Por una educación universitaria pública, democrática, laica y de calidad!

¡Los hijos de la clase obrera, a la Universidad!

 

Albacete, 16 de noviembre de 2017

Partido Comunista de España (marxista-leninista)

Juventud Comunista de España (marxista-leninista)