Comunicado de la Federación Republicanos (RPS)

La situación que sufren los trabajadores de los supermercados Gigante es consecuencia del desprecio de la patronal de la empresa que, unidas o desunidas las familias que manejan el negocio, están destrozando la vida y el futuro de las 500 familias que dependen de su salario, salario que han ganado con su trabajo; trabajo que ha enriquecido, con los beneficios obtenidos por el mismo, a las dos familias de los empresarios que en cuarenta años han visto multiplicada su empresa, pasando de las dos tiendas de ultramarinos iniciales a una cadena de casi veinte supermercados repartidos por toda la Sierra.

El ambiente “familiar” y paternalista que ha reinado durante años ha favorecido la situación tranquila y confiada de los trabajadores y su actual desorganización. La falta de actividad sindical ha permitido que cuenten con un Comité de Empresa que es el “comité de la empresa”, en el que su presidente es el jefe de personal y el grueso del mismo está formado por cuadros medios, encargados, coordinadores… independientemente de que las siglas con las que ostentan la representación legal de los trabajadores sean las de CCOO y UGT.

La asamblea de trabajadores se realizó por la insistencia de la Federación de Comercio y de la comarca de CCOO, que forzó al Comité de Empresa a convocarla. En dicha asamblea se puso de manifiesto lo siguiente:

  • El Comité de Empresa ha renunciado a pelear por los puestos de trabajo, la única salida que plantea es la de los abogados para interponer demandas. El Comité ha buscado un despacho privado que, independientemente de su capacidad profesional, está desarrollando unas acciones de demandas para cobrar y negociar las posibles indemnizaciones si se cierra, pero como es lógico, sus intereses y conocimientos no están por ayudar a organizar la movilización para conseguir mantener los puestos de trabajo y con ello asegurar los salarios.
  • La representante de la Federación de CCOO apostó decididamente por pelear para mantener los puestos de trabajo, por seguir un proceso que se tiene que iniciar con la presión de los trabajadores para que las “familias” resuelvan sus problemas como quieran, pero en ninguna circunstancia a costa de los puestos de trabajo. Expuso el error que supone empezar por la vía judicial al margen y descartando la acción sindical para el mantenimiento del empleo.
  • La intervención de Julio (secretario de la Unión Comarcal de CCOO), diciendo que no peligran los puestos de trabajo, es incomprensible y entra en contradicción con la responsabilidad que debe asumir CCOO; afiliados y cargos sindicales de la comarca no comparten su postura.

Para defender los puestos de trabajo hace falta movilización, buscar salidas en la negociación con la empresa que garanticen los puestos de trabajo, y si los actuales patrones venden la empresa, conseguir la subrogación en la nueva empresa de todos los trabajadores respetando los derechos adquiridos, antigüedad… Y, para todo eso, es necesario que los trabajadores se coordinen, que formen una piña en torno al objetivo de defender los puestos de trabajo. Es importante que, como se propuso en la asamblea, en cada centro elijan un representante de su confianza que participe en las reuniones del Comité, con la Empresa y en todos los foros de representación, que coordinen los centros, den información real y precisa y recojan el sentir y las propuestas del conjunto de la plantilla.

Apoyamos y difundiremos la manifestación que van a convocar y todas las medidas que los trabajadores decidan para mantener los puestos de trabajo.

POR LA COORDINACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES PARA LA DEFENSA DE TODOS LOS PUESTOS DE TRABAJO Y EL COBRO DE LOS SALARIOS

ADELANTE LA MOVILIZACIÓN—SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES DE GIGANTE                

 

14 de enero de 2015