Artículos

Por Jaime | JCE (m-l) Murcia

Se cumplen diez años del asesinato del joven antifascista Carlos Palomino a manos de un militar neonazi en el metro de Madrid, un hecho que conmocionó a todos los antifascistas.

Lamentablemente, diez años después, el panorama no mejora, pues vivimos en un momento en el que las agresiones fascistas se han convertido en un hecho cada vez más habitual y que, en muchos casos, quedan totalmente impunes (como el asesinato de Jimmy a manos de miembros del Frente Atlético, en 2014). No es casual este envalentonamiento de las bandas fascistas, pues la deriva represiva del estado monárquico contra el pueblo de Cataluña, que ha culminado con la aplicación del artículo 155 de la constitución monárquica y la encarcelación de los líderes de ANC y Òmnium, y de los miembros del Govern que seguían en Cataluña, ha dado pie a que estos grupos actúen cada vez más a sus anchas: hay que destacar, en los últimos meses, las agresiones en Valencia y la ''noche de los cristales rotos'' en Barcelona.

Por J. Romero

Et propter vitam, vivendi perdere causas (Y, por vivir la vida, perder la razón de vivir)

«Los marxistas, a diferencia de los anarquistas, admiten la lucha por las reformas… pero a la vez sostienen la lucha más enérgica contra los reformistas que directa o indirectamente circunscriben a las reformas los anhelos y la actividad de la clase obrera… La burguesía liberal concede con una mano reformas, pero siempre las anula con la otra mano… las utiliza para subyugar a los obreros, para desunirlos por grupos… Por eso el reformismo, incluso cuando es totalmente sincero se transforma de hecho en un instrumento de la burguesía para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia…» (V.I. Lenin, Marxismo y reformismo).

No se puede negar que los principales ideólogos y dirigentes de Podemos tuvieron audacia para rentabilizar un ambiente de movilización general que distaban mucho de dirigir. Bien es verdad que los medios de un sector de la oligarquía fueron puestos a su servicio, también que las movilizaciones no tenían un objetivo político definido más allá de desalojar al PP del Gobierno, y que el propio proyecto que dio origen a Podemos no era sino la consumación de un larguísimo proceso de degradación ideológica y política de la izquierda (incluida una buena parte de la autodenominada comunista) que había renunciado desde hacía años a cualquier objetivo realmente transformador, por lo que su mera aparición contribuyó a acelerar el proceso, dinamitando literalmente el panorama político: su único objetivo desde el principio era ganar “el poder” (entiéndase ganar las elecciones) y a él sacrificaron cualquier otro objetivo verdaderamente transformador.

A las 13. 30 del martes 29 de agosto, falleció Riccardo Gualino («Mariano Alcántara»).

Nació en Roma en abril de 1941. En 1960, vino a Madrid a estudiar. En la universidad, rápidamente se vio inmerso en un ambiente de protesta y rechazo del franquismo, de ruptura con el oscurantismo que abarcaba todos los ámbitos. Ingresó en el PCE cuando en este ya se registraban discusiones sobre la política de su dirección, tanto en lo ideológico como en lo político. Formó parte de la asociación de estudiantes FUDE.

En 1964, con la constitución del PCE (m-l), en la que participó el grupo «Proletario», Riccardo ingresó en el que ya fue su partido para siempre.

Por J. Romero

“La nefasta ilusión de Lasalle de una intervención socialista del gobierno prusiano, no cabe duda que irá seguida de una inevitable decepción. La lógica de las cosas hablará por sí misma. Pero el honor del Partido Obrero exige que descarte semejantes quimeras antes de que su inanidad estalle al contacto con la experiencia. La clase obrera es revolucionaria o no es nada” Carta de K Marx a Schweitzer

La pelea desatada en el desarrollo del XI Congreso Confederal de CCOO, con ser dura, ha terminado en un armisticio temporal entre las fuerzas que disputan la dirección política del sindicato. La puesta en escena del Plenario celebrado los días 29, 30 y 1 de julio, se ha centrado en la lucha por colocar en la Ejecutiva a representantes de uno u otro cuerpo de ejército en liza: ha sido una lucha de nombres, por parcelas de poder interno. Pero las grandes contradicciones que se dirimen en el seno de la clase obrera y de sus organizaciones sindicales, siguen en pie.

Por J.P. Galindo

El agónico proceso de moción de censura protagonizado recientemente por Podemos debe servir a los revolucionarios para reflexionar sobre la labor política parlamentaria. Pese a que sus protagonistas han repetido hasta la saciedad el carácter rompedor y de punto de inflexión que el acto parlamentario debía transmitir, lo cierto es que pocas veces una herramienta política ha sido utilizada de una manera más vacía e inútil.

Ante todo debemos recordar que por mucho que los medios de manipulación informativa repitan lo contrario una y otra vez como un mantra, un sistema parlamentario no es equivalente a un sistema democrático per se. La existencia de un parlamento regido por sus propias normas y con funciones definidas no garantizan absolutamente nada en cuanto a la democratización del estado en el que funciona. Las asambleas griegas, las cortes medievales, la España franquista o la Sudáfrica del apartheid fueron regímenes con un cuerpo legislativo de votación y sin embargo no pueden ser calificados de ejemplos democráticos debido a la orientación social de sus actos y a los importantes sectores sociales excluidos en su funcionamiento.

La identificación del parlamento con la idea misma de democracia deriva de la cultural liberal que derrocó al absolutismo entre los siglos XVII y XIX apelando a la idea de igualdad de individuos de una misma nación, convirtiendo a los “más destacados” de todos ellos como los representantes de todo el conjunto.

Por Agustín Bagauda

El pasado 29 de junio podíamos ver en la Web del principal sindicato de estibadores, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), una nota de prensa en la que leía que “La reunión mantenida durante la mañana de hoy en Madrid entre la patronal Anesco y las organizaciones de trabajadores con representación en el sector se ha cerrado con acuerdo entre las partes”.

“La patronal garantiza el 100% del empleo, los sindicatos ratifican los compromisos adquiridos el 29 de marzo y ambas partes se comprometen a la negociación del V Acuerdo Marco”. “De este modo, las organizaciones de trabajadores con representación en el sector desconvocan la huelga para todos los días en los que estaba preavisada” (las negritas son suyas).


El conflicto surge en 2013, cuando la Comisión Europea lleva a España al Tribunal de Justicia de la UE porque no había cambiado la contratación en los puertos. Hasta ahora las empresas estibadoras no podían contratar a sus trabajadores sin participar en el capital de las SAGEP (Sociedades Anónimas de Gestión de Estibadores Portuarios).

Por Santiago Baranga

Apenas presentada la ley sobre la cual el Govern catalán convoca el referéndum del 1 de octubre, han arreciado las amenazas del Gobierno Rajoy. La más brutal, la de la ministra de Defensa, que, siguiendo la estela del generalato más reaccionario, ha recordado que la Constitución monárquica otorga al Ejército la misión de defender la «integridad territorial» de España.

Y es que ese espíritu militarote es el que, mal que le pese al conciliador Pedro Sánchez, reside en el franquista artículo 8.

Por esa razón, no es de extrañar que la vicepresidenta Soraya Sáenz aportase su bravuconada particular al declarar que al Gobierno español le bastarán 24 horas para anular la ley catalana, aunque con tal afirmación dinamitara la sacrosanta división de poderes burguesa, puesto que esa resolución corresponde al Tribunal Constitucional; hecho que, por cierto, no parece haber importado a nadie en el reino borbónido, lo cual tampoco puede ya sorprendernos. Lo mismo se puede decir del llamamiento de García-Margallo a «desalojar el Parlament» si se proclama la independencia.

Por Sofía Ruiz

“Llegó un tiempo en que todo lo que los hombres habían venido considerando como inalienable se hizo objeto de cambio, de tráfico y podía enajenarse. Es el tiempo en que incluso las cosas que hasta entonces se transmitían pero nunca se intercambiaban; se donaban pero nunca se vendían; se adquirían pero nunca se compraban: virtud, amor, opinión, ciencia, conciencia, etc., todo, en suma, pasó a la esfera del comercio. Es el tiempo de la corrupción general, de la venalidad universal, o, para expresarnos en términos de economía política, el tiempo en que cada cosa, moral o física, convertida en valor de cambio, es llevada al mercado para ser apreciada en su más justo valor”. Carlos Marx, La miseria de la Filosofía.

En década de los 60, se produjo una profunda “revolución sexual” que puso en tela de juicio las reglas que gobernaban el comportamiento sexual y las relaciones sexo-afectivas, provocando la liberalización sexual femenina, debido a los cambios en la posición social de las mujeres y en el desarrollo de una anticoncepción efectiva.
Pero, como otras reivindicaciones de esos años, la libertad sexual se redefinió como libertad de mercado. Su consigna lo privado es publico dio paso a que el capitalismo mercantilizara, todo lo que la moral burguesa conocía como ámbito privado; y la identidad sexual, el deseo, la fantasía se transformaron en objetos de lucro de una industria que en la actualidad es la más poderosa a nivel mundial: la industria del sexo, que acabó con las formas tradicionales de organizar la prostitución para adquirir una mayor escala, concentración, normalización e integración en la esfera corporativa. La globalización amplia a escala planetaria la trata de mujeres para la explotación sexual, reduciendo la prostitución individual y “voluntaria”, a algo residual.

Por Julio Calafat

Homenaje a las víctimas del terrorismo, en el parlamento con la presencia de todos los partidos. Todos…incluidos algunos que fueron artífices y dirigentes de organizaciones terroristas al servicio del Estado. ¿Qué era el GAL dirigido, por un tal X, que el juez Garzón no quiso, o no pudo nombrar? El GAL asesinó, torturó y secuestró. Sus víctimas no figuraron en el homenaje. El Batallón vasco-español, ídem de ídem: sus víctimas tampoco fueron mencionadas. Quizá los próceres consideren que son «daños colaterales». ¿Los abogados de Atocha? Las centenas de antifascistas asesinados durante, y después, de la transición… Y los miles y miles de republicanos asesinados y arrojados a fosas comunes por los fieles al sátrapa y felón Francisco Franco Bahamonde…

¡Qué vergüenza, qué indignación ver que el patrón de torturadores, Martín Villa, recibió una medalla de manos del Borbón Felipe VI! Ese individuo, Martín Villa, no vaciló en condecorar hace algunos años, al siniestro Pacheco (Billy el Niño). Ambos, el patrón y el sicario, están reclamados por la justicia argentina, por los múltiples crímenes cometidos durante la dictadura franquista. Da igual, en esta España «modélica» la justicia, en muchos casos es un puro cachondeo, como dijo alguien de cuyo nombre no me acuerdo... Como tampoco se acuerdan los Cascos, Acebes, y cía. de lo que sucedía mientras detentaban altas responsabilidades en el Gobierno. Epidemia generalizada de amnesia.

Por J.P. Galindo

El 22 de abril se conmemoró a nivel mundial el “día de la Tierra” con el que se pretende, como con otras muchas efemérides artificiales, crear una consciencia de la problemática específica que amenaza a nuestro planeta por causas humanas; contaminación, sobreexplotación, cambio climático, extinciones, etc. Se da la circunstancia de que también el 22 de abril millones de revolucionarios de todo el mundo conmemoraron el nacimiento de una figura histórica de valor incalculable; Vladimir Ilich Ulianov, apodado Lenin, que nació el 22 de abril de 1870 y cambió para siempre el rumbo de la historia liderando la primera revolución proletaria del mundo.

Pueden parecer dos aniversarios inconexos, pero no lo son. Si el planeta necesita instaurar un día dedicado exclusivamente a recordarnos lo cerca que estamos del colapso es, precisamente, porque el modelo de vida predominante es el mismo contra el que Lenin combatió toda su vida.

El capitalismo es un modo de producción de bienes y servicios anárquico por definición. Los productores se dedican a ofrecer mercancías al mercado a ciegas, sin tener la certeza de que estas vayan a servir para cubrir demandas (lo que termina generando crisis periódicas) consumiendo con ello enormes cantidades de recursos que, en gran medida, son derrochados por ser convertidos en mercancías perecederas y no reutilizables.

Por Agustín Bagauda

“El fin no justifica los medios”, no justifica las formas, métodos, consignas y mensajes, porque fines y medios están en dialéctica e íntima comunión, pudiendo resultar, como así ocurre, que siendo inadecuados los segundos los primeros no se consiguen o incluso pueden devenir en su contrario.

¿A cuenta de qué viene esto? A cuenta de la campaña contra la corrupción que ha lanzado el “ciudadanismo”. Nos centraremos, por ilustrativa, en la convocatoria de concentraciones en toda España, el pasado 15 de mayo, del Frente Cívico “Somos Mayoría”, liderado por Julio Anguita, aprovechando la conmemoración del 15-M y en relación con la moción de censura de Unidos Podemos, bajo el lema de “Todos contra la corrupción”, que, en algunas ciudades, fueron impulsadas y organizadas por IU.


Julio Anguita, en nombre del FCSM y de cara a esa “movilización”, hizo un llamamiento a ciudadanos, fuerzas políticas, sindicales, etc., para que “pongan a su gente a trabajar en esto y creen juntas sin banderas, salvo los símbolos de los que cada junta acuerde dotarse”, y para que la “gente de todas las ideologías se organicen en juntas como es costumbre en la historia”. En su comunicado de 30 de marzo se podía leer: “Los actos y actividades de las Juntas en las que se constituye el Ministerio Público no exhibirán pancartas, símbolos u otros signos externos partidarios u organizativos” (las negritas son nuestras).

Por Carlos Hermida

En 1986 España ingresó en la Comunidad Económica Europea. El gobierno de Felipe González lo festejo por todo lo alto. Por fin éramos europeos y nos podíamos sacudir el pelo de la dehesa. España era  moderna, dinámica; aquí se podían hacer grandes negocios, nos habíamos convertido en  el paraíso de la inversión extranjera.

Los peajes que nos costó el ingresó en la CEE, entre ellos la reconversión industrial, se silenciaron. Llegaron los millones de los fondos FEDER y poco después la Expo de Sevilla y la Olimpiada de Barcelona. Ya no llevábamos boina ni comíamos garbanzos. Ahora, el paisaje se poblaba de coches de alta gama, restaurantes de diseño y nuestros políticos vestían de Armani y lucían Rolex en la muñeca.

Cada cuatro años se celebraba la fiesta de la democracia. ¡Qué bonito era ser nuevo rico, nuevo demócrata y nuevo europeo! Nadie había sido fascista y si alguien recordaba la impunidad del franquismo o los miles de muertos sepultados en las cunetas, ya se encargaban los medios de comunicación de condenarlo por nostálgico, aguafiestas, resentido o comunista trasnochado.

Nada de abrir viejas heridas; ahora había prosperidad y oportunidades para todos. El crédito comenzó a fluir con generosidad, el precio de las viviendas se disparó y las familias se endeudaron con hipotecas a treinta y cuarenta años. Miles de jóvenes dejaron los estudios atraídos por los altos sueldos de la construcción. Estudiar latín o matemáticas no tenía sentido si en las obras podías ganar más dinero que un profesor de Instituto. Y si de vez en cuando estallaba un escándalo de corrupción, no importaba si era “uno de los nuestros”. Los españoles éramos felices, nos habíamos desprendido de nuestros ancestrales complejos. ¡África ya no empezaba en los Pirineos!

Por Julio Calafat

El fiscal anticorrupción, el tal Moix obstaculiza la investigación sobre corruptos, se opuso a controlar las llamadas del camandulero Ignacio González, y se enfrenta a los fiscales que tratan de profundizar las pesquisas. El tal Moix, igual que hizo Maza, Fiscal General días después ante el Parlamento, avanzó la idea de establecer un control para impedir las filtraciones (léase la labor informativa de los periodistas). El ministro de justicia, Catalá, apoyó a ambos, O sea, censura, como en tiempos del franquismo, «palo y tentetieso». Clarificadora la declaración de Rajoy en el congreso, defendiendo el «excelente trabajo» de fiscal Sr. Moix… ¿Quién vigila a los vigilantes? (Lo que en este caso es ¿Quién fiscaliza a los fiscales? La mayoría del Parlamento, a excepción del PP, votó la reprobación de esos tres personajes. Como si nada, esa gente tiene piel de elefante o cocodrilo…

* * * * *
El Parlamento, con abrumadora mayoría, aprobó que Franco sea sacado del Valle de la Infamia, que los fascistas llaman de los «Caídos». Mas el gobierno que preside el muy demócrata Rajoy (también llamado Don Tancredo), se opone, se niega a sacar de su tumba de lujo al felón, para «no remover heridas» ¿los miles de republicanos enterrados en las cunetas de las carreteras y otros sitios, son esas heridas? ¡Cuán actuales son los versos de Gil de Viedma, «De todas las historias de la Historia, la más triste es la de España porque termina mal.»

Por Jesús Anero

“Todos saben que las guerras son provocadas únicamente por las relaciones políticas entre los gobiernos y los pueblos; pero, por lo común, se considera que, al estallar la guerra, estas relaciones cesan, dando paso a una situación completamente distinta, sometida exclusivamente a sus propias leyes. Nosotros afirmamos lo contrario; la guerra no es más que la continuación de las relaciones políticas por otros medios” [1].

Estas palabras del general prusiano von Clausewitz nos muestran cual es la verdadera realidad, otros en cambio pretenden un mundo de fantasía: son los pacifistas. Así, el pacifismo, según la RAE, es el conjunto de doctrinas encaminadas a mantener la paz entre las naciones. Se opone a la guerra y a otras formas de violencia a través de un movimiento político, religioso, o como una ideología específica.


Bella idea la del pacifismo, pero irrealizable mientras exista una clase, la burguesa, que explota a los pueblos y proletarios del mundo.


La realidad es que la reivindicación de la paz es algo justo y necesario para los partidos de izquierda, pero, primero, no puede ser el centro de su actividad y, segundo, deben relativizarse contra qué tipo de violencia es necesario luchar y cual es necesario apoyar. Veamos estos dos aspectos más en profundidad.

Por P. Recife

Casi todos tenemos un smartphone y en él casi todos estamos conectados a una red como whatsapp, telegram, twitter, o tenemos activado nuestro correo y, además, también tienen activada la geolocalización. Muchos tienen el teléfono que le da la empresa y muchos más tienen entre sus contactos a su jefe. Esta situación ha abocado a que muchos trabajadores ya no tienen horario laboral, están controlados por la empresa: saben dónde están, les llaman en cualquier momento fuera de su jornada laboral y no contestar puede significar el despido.

Es una situación que se repite cada vez con más frecuencia. Has terminado tu jornada laboral y estás haciendo uso de tu tiempo libre pero suena el móvil, a cualquier hora, con un mensaje de tu jefe: que quiere saber tal o cuál dato, que se le ha olvidado preguntarte algo, que ya que estás en la ciudad a ver si puedes acercarte para resolver este o aquel problema, que si mandaste los emails a Fulano o Zutano u otras muchas excusas más por las que puede truncarte una jornada de ocio personal, de diario o de fin de semana, que se transforma en laboral ipso facto.

Por Raúl Marco

El 3 de enero de 1975, moría en Ginebra Julio Álvarez del Vayo. Fue ministro de Estado de la República y Comisario General de Guerra del Ejército republicano. Posteriormente, en el exilio, participó activamente en el movimiento de lucha contra el fascismo. Viajó por todo el mundo defendiendo la causa republicana y condenando sin paliativos el régimen franquista y sus valedores internacionales.

Vayo («Adelvec», como le llamábamos nosotros, internamente), no era un revolucionario de salón, como tantos oportunistas que pululaban en el exilio. Álvarez del Vayo no dejó ni un solo día de combatir, con sus medios, (la pluma y la palabra) contra la dictadura y por la República. Participaba en mítines, en reuniones amplias de debate, se entrevistaba con personalidades políticas del mundo, para denunciar la dictadura y la represión en España.

Tanto Vayo como su esposa Luisa Graa, tenían autentico cariño por Elena Ódena, como si fuera la hija que nunca tuvieron. A través de ella tomaron contacto con el PCE (m-l), y en diferentes encuentros con dirigentes del partido, y siempre con Elena, se fue fraguando la idea de un frente amplio, que rompiera con el inmovilismo y oportunismo de otras organizaciones en el exilio (PSOE, PCE…). Se plasmó esa idea de lucha en la constitución del Comité pro Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP).

Por Aníbal Bagauda

Cuando se están terminando de escribir estas líneas aún quedan por celebrar manifestaciones (en Andalucía, por ejemplo) y actos por la III República, pero ya podemos decir que este 14 de abril ha sido un éxito, porque después de un reflujo del movimiento republicano, ocasionado en buena medida por la irrupción del “ciudadanismo” (sus “apoliticismo” y actitud de “perro del hortelano”), y en parte por el papel de otros de bomberos del reino, en junio del 2014, este 14 de abril ha puesto en evidencia que el movimiento republicano se rejuvenece y revitaliza. Goza de buena salud no solo por la multitud de actos y expresiones de republicanismo que se han dado en todos los rincones de la piel de toro, por los miles de republicanos (en Madrid, unos 5.000) que han salido a la calle a gritar “¡Viva la República!”, “¡Sin ruptura, sin república, no habrá cambio”!, “¡Por la III República!”, sino porque todos los actos y manifestaciones republicanas vuelven a tener un importante y principal protagonista: la juventud, lo que es un motivo de esperanza para ver un futuro tricolor.

Por Sofía Ruiz

El movimiento feminista es muy diverso; En sus más de dos siglos de existencia se han ido creando teorías y corrientes de diverso tipo e ideología. Es interesante analizar algunas de estas corrientes por su incidencia política y social en la lucha de clases en la que estamos inmersos en la actualidad.

En la década de los 60-70 salen a la luz una serie de ideas, gestadas con anterioridad y que dan paso a su modelación, ampliación y desarrollo posterior.
Una de esas ideas, liderada por Herbert Marcuse y André Gorz en “adiós al proletariado” era, que la clase trabajadora estaba perfectamente integrada en el sistema; los privilegios, que había obtenido tras la II guerra mundial, ya no la hacían un agente de cambio social, sino que, al contrario, era un freno a la Revolución.
La lucha contra la explotación (capital/trabajo) pierde la centralidad y es sustituida por la lucha contra la marginación de minorías sociales o étnicas. Es decir, los “nuevos plebeyos”, para usar el término de Foucault, que son reconocidos como un sujeto revolucionario.

Por Julio Calafat

A Alí Babá y sus cuarenta ladrones (y ladronas), se les ha quedado pequeña la cueva, no caben tantos nuevos miembros de la banda, y ahora que se cierra el cerco sobre Dña. Espe y sus “ranas”, que no son dos, sino docenas, tienen que ampliar la cueva para camuflar a tanto corrupto, ladrón, sinvergüenza, camandulero, estafador. Pero no caben. Los caraduras y sinvergüenzas de Madrid (ya digo que Dña. Espe está que no le llega la camisa al arrugadito cuello), más lo del País Valenciano, aunque se haya librado Rita Barberá por emprender el último viaje cuando ya estaba…Y los demás de Murcia, Andalucía, en fin, que, a toda esta gentuza, hay que alojarla convenientemente: Hay mucho espacio en las distintas cárceles., Pero D. Tancredo y sus colegas, se cubren bien las espaldas y protegen a tanto canalla ¿para evitar el «cante»? Pues va a ser que sí…

Por P. Recife

Hace unos días todos los medios y corifeos nacionales han dado mucho bombo y platillo a la donación de 320 millones de euros que Amacio Ortega, mediante su Fundación creada en el 2011, ha hecho a los hospitales públicos de todas las comunidades autónomas para la renovación de sus equipos de diagnóstico y tratamiento radioterápico del cáncer.

Parece, tal y como lo plantean, que es una buena noticía pero las noticías de filantropía de los Amancio Ortega, Bill Gates y otras grandes fortunas mundiales son solo un espejismo. Vaya por delante que esos 320 millones apenas si son un 0,43% de la fortuna personal de Ortega lo que equivale a una donación de 4,3 euros de un mileurista.

Por Jesús Anero

En este artículo continuamos repasando algunos de los frentes de lucha y temas que nos encontramos en nuestra  actividad diaria. Nuestra idea es diferenciar claramente entre táctica y estrategia, las reivindicaciones como el ecologismo, feminismo, sindicalismo, republica…son elementos de nuestra táctica, y puntos en común con otras fuerzas, pero el comunista, debe comprender ¿porque participamos en estas acciones?, y  ¿cuál es nuestro objetivo final? En esta ocasión queremos hablar sobre el movimiento feminista.

Una vez más queremos dejar claro que como comunistas apoyamos las reivindicaciones de género, pero que no podemos convertirlas en el centro de nuestra actividad, siempre los marxistas deben estar un paso más allá, como nos corresponde a nuestra condición de vanguardia obrera.

Editorial Octubre nº103

La proclamación de la II República el 14 de abril de 1931 fue un acontecimiento trascendental en la historia contemporánea española. La inmensa alegría popular manifestada eses día en las calles y plazas de toda España reflejaba el anhelo de profundos cambios políticos, económicos y sociales por parte de los sectores populares.

El triunfo electoral en las elecciones municipales del 12 de abril fue la expresión política de una alianza de clases sociales que englobaba a sectores amplios del proletariado, clases medias, pequeña y mediana burguesía, configurándose un nuevo bloque de poder frente al tradicional bloque oligárquico agrario y financiero que había ostentado la hegemonía política desde 1833.

Subcategorías